Cuando huir no basta. (Blog de Dee)

Las bocas emiten sonidos que llegan al oído externo, viajan por el conducto auditivo hasta el tímpano, después martillo, yunque, estribo, caracol, trompa de eustaquio y nervio auditivo, conjuran su magia negra y las voces suenan en mi cabeza. En ella, cada voz tiene un color, tu azul, sin duda, el más bello que he oído jamás.

Mi cerebro funciona sólo a fogonazos, es decir, no siempre, y casi nunca de la forma adecuada. Por eso, esta noche tu voz tiñe de azul las sinapsis de mis neuronas, y mis dedos dibujan palabras.

Tú que eres el compendio de todos los anhelos. Tú que no tienes nombre, que no existes salvo para mi, tú que vives los caminos que no transito sólo para volver, y susurrarme que sucede en todos y cada uno de mis universos paralelos, y llenar mis folios de historias, esta noche me traes un recuerdo, más bien una fabula con moraleja. Algo aprendido y por años olvidado.

Tú que sabes que te describo con cuerpo de mujer, que te imagino más amante que confidente, que te deseo más de lo que te puedo amar, que te pido y exijo sin piedad a cambio de nada, confiado en tu necesidad de mi, esta noche, me retas.

Tu figura adopta gesto ofendido, tus brazos cruzados sobre el pecho, anuncian que hoy no te entregarás sólo a cambio de promesas. Toda tú exige una demostración de respeto, de entrega incondicional. Una demostración de admiración al contenido y no sólo al continente. A lo dado, a lo renunciado, a lo sacrificado…

Mi rendición, sólo es un reconocimiento sincero de mis culpas. Tu beso, un soplo de vida.

Cuando huir no basta, porque siempre me hallas.

Cuando el supuesto talento no suple lo no aprendido. Cuando el poder de mis palabras basta para seducirte, pero no te engaña. Cuando el motivo es equivocado, o el folio sólo queda emborronado con frases a las que les faltas tú. Cuando el mundo real, me hace olvidar que te necesito. Siempre me rescatas.

Cuando enfermo de ti y alimentas mi fiebre para sanar el espacio vacío donde debería encontrarse el alma. Cuando soy y no sólo existo. Cuando estás en mí y me arrasas. Me dibujas alas.

Cuando tus ojos me pregunten si he aprendido la lección y tu boca me desee besar de nuevo te desnudaré muy despacio, y lo haré, palabra a palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s